sábado, 27 de octubre de 2007

El "Tao"

El Tao, la fuerza, el presente, maternidad, el amor...


Primero fueron nueve meses, un tiempo en el que se está creando vida dentro de ti, lo intuyes, lo presientes, lo sientes, lo oyes, le hablas, le cantas, lo imaginas, le das amor y esperas que tu barriga crezca y crezca, que sea evidente, te impacientas por verle, estás orgullosa y feliz, quizá radiante, llena de luz...


Ahora han pasado 18 meses, el tiempo, esta vez, bastante rápido, el bebé pequeñito al que daba mi pecho para comer o que dormía a mi lado como una bolita... Ahora es casi un niño, una personita autonóma, con su propia jerga, sus risas, su cáracter, un "miniyó" en potencia... Todo un amor que levanta pasiones, el nexo de unión a la alegría, el cariño, las emociones a flor de piel, el descubrimiento de cada mañana con un nueva sonrisa de tan sólo ocho dientes, una personita que te abraza, que se apoya en ti y te coge la mano, que te da tanto amor como el que recibe, al que no puedes dejar de admirar, que te dice: mamá... Y no puedes evitar soltar alguna lagrimilla porque es la más pura inocencia, un enanito sensible, porque es lo más grandioso que me ha pasado en la vida, porque es un regalo y porque es la fuerza que me empuja cada mañana a seguir el camino, día a día...

Poema que escribí un buen día de otoño, 28 de octubre de 2005...

"Sufriré tus penas
lloraré tus lágrimas
seré feliz en tus palabras
caminaré contigo por los angostos caminos
seré feliz con cada amor que te propicie
porque te llevo dentro y tu corazón palpita en mí..."

5 comentarios:

MANUEL ÁNGEL dijo...

El sentiminento más puro, el amor de una madre por su hijo. Te felicito y me alegro mucho por tí

Anónimo dijo...

miro la foto miro el texto miro el poema te miro en una foto miro tus ojos, y tu texto tus versos los ojos de tu hijo, tu sonrisa que nacio para inventar hechizos en la gente..., y hablan a raudales,resbalan suavemente en mis ojos, y no sé como lo haces pero me sale un gesto sonriente por los labios.
canija pero que linda eres.

cuñaaaaaaaaaaa dijo...

Si estar embarazasa y parir tienen su punto, ser madre es más de lo mismo:
las ganas que tenías por conocerlo cuando todavia lo sentías (y como...)dentro de ti ahora son ganas por llegar a casa para poder estar con el.
ahora a ti también te duele si a tu hijo le duele, asi que te duele por dos.
la emoción que sentiste cuando lo tuviste en tus brazos por primera vez y oíste su primer lloriqueo se repite dia a dia viendo como se hace mayor, como aprende, como quiere y se deja querer.
la vida no es nada fácil y las cosas a veces no salen como soñamos pero tu sé fuerte y acuerdate siempre de que tienes a tu alrededor a un montón de gente que te queremos y que te apoyamos

Anónimo dijo...

El Tao.. el camino a la fuente.. de la vida.. el camino de vida.. el camino...Una madre ya nunca hace ese camino sola.

Anónimo dijo...

(cont)... y la poesia me gusta.